Existen muchas razones por las que es necesario instalar una cerca en un jardín, o la zona limítrofe de una propiedad. Van desde la seguridad privada hasta la privacidad, o el querer impedir que escape una mascota. Dependiendo el uso que se le dé a una cerca, existen muchos materiales para construirla, sin embargo lo más recomendable es colocar una cerca de acero para garantizar su durabilidad y efectividad.

Si la cerca está planeada para un jardín, lo mejor es elegir una de acero, ya que las cercas de madera se tienen que pintar, sellar y dar mantenimiento muy seguido. La madera es un material poroso que se pudre con facilidad. En el caso de que el propósito de la cerca sea para contener a una mascota (perro) la cerca forzosamente debe ser de acero o hierro forjado, ya que ellos pueden destruir fácilmente cualquier otro material